Blog

Corte de digestión

5 síntomas que indican un corte de digestión

admin |
|
No hay comentarios
 | Blog

Comparte este post, elige tu plataforma

En verano es bastante común escuchar lo importante que es prevenir un corte de digestión, especialmente entre los más pequeños de la casa.

Sin embargo, aunque tiene una asociación directa clara con el baño, en realidad es un problema latente que puede desarrollarse en cualquier momento del año.

A continuación analizamos en profundidad lo que es un corte de digestión, qué supone, cuándo puede desarrollarse y cómo puede realmente evitarse, para así desmitificarlo por completo y afrontarlo de una forma médica apropiada.

¿Qué es el corte de digestión?

El corte de digestión recibe el nombre también de hidrocución, aunque en realidad lo que representa es un síntoma de ésta. Anatómicamente estamos hablando de un shock termodiferencial provocado por un cambio muy brusco de la temperatura corporal.

El hecho de estar en verano en un entorno cálido con temperaturas extremas, para luego bañarse en un agua a muy baja temperatura, aumenta el riesgo de que se produzca el corte de digestión.

Cuando esto sucede, los grados de diferencia entre la temperatura corporal y el agua fría provocan una reacción en los vasos sanguíneos de estrechamiento.

Este fenómeno impide un flujo óptimo de la sangre, entre otros órganos hacia el cerebro, lo que puede derivar (entre otros síntomas) en un desmayo.

Sin embargo, el agua solo es un catalizador del efecto de hidrocución. En realidad, puede producirse en cualquier momento y es, de hecho, bastante común también cuando se está haciendo ejercicio.

Ahora bien, su asociación popular con la digestión, que incluso le ha servido para recibir el término “corte de digestión”, se debe a que durante el proceso digestivo se requiere mayor cantidad de sangre en el estómago. Por tanto, en realidad es un corte de digestión cuando se produce una interrupción del proceso digestivo por ese contraste de temperatura.

Síntomas de un corte de digestión

Hay muchos síntomas relacionados con un corte de digestión, aunque podemos agruparlos en 5 tipologías bastante frecuentes:

Escalofríos

Los escalofríos son muy comunes en un corte de digestión. Normalmente se producen con una gran intensidad.

Sin embargo, también hay pacientes que aseguran haber sentido hormigueos en las extremidades más que escalofríos.

Están relacionados con la estrechez de los vasos sanguíneos y la incapacidad de contar con un flujo adecuado de sangre hacia todo el cuerpo.

Visión borrosa

La visión borrosa se puede producir con diferentes niveles de intensidad y puede o no venir acompañada también de cierta sensación de mareo, dolor de cabeza o incluso pitidos en los oídos.

Es importante destacar que estos síntomas en tierra firme pueden ser más fáciles de abordar, pero si suceden en medio de un baño, existe riesgo de ahogamiento.

Problemas estomacales

Los vómitos son muy recurrentes en un corte de digestión. El proceso digestivo se ve afectado y el cuerpo reacciona de esta forma.

Otros síntomas relacionados con ello son dolor de estómago, retortijones, una incontenible urgencia por defecar y normalmente hacerlo con diarrea.

Estos últimos síntomas se asocian sobre todo a cortes por digestión provocados por un ejercicio de larga duración. Son bastante molestos, pero a diferencia de cuando se producen en otras circunstancias, no suelen representar un problema grave de deshidratación. Pese a ello, se recomienda a la persona afectada reponer líquidos con bebidas no demasiado frías.

Piel pálida

El problema de flujo sanguíneo es evidente incluso en el tono de la piel. En muchos casos, primero se nota un enrojecimiento excesivo que hasta presenta forma de urticaria, para luego desaparecer y presentar una piel muy pálida.

Descenso de la presión arterial

Un corte de digestión provoca este descenso de la presión arterial y un pulso debilitado en quien lo sufre. En los casos más extremos se puede producir una parada cardiorrespiratoria.

Posibles causas de un corte de digestión

Tan importante es reconocer los síntomas de un corte de digestión como aquellos factores o causas que pueden propiciar su desarrollo.

Estos son los elementos en que debes fijarte, para actuar con máxima precaución y evitar problemas de este tipo:

  • Cuidado con el agua que esté demasiado fría en verano. La temperatura óptima es en realidad a partir de 27ºC.
  • Sé prudente si notas tu cuerpo muy caliente por tomar el sol, haber hecho ejercicio o estar sudando demasiado.
  • Procura no arriesgarte mientras haces la digestión.
  • Aumenta la precaución si sufres cualquier enfermedad relacionada con el corazón o el sistema nervioso.

¿Cómo prevenir un corte de digestión?

Si te fijas en las causas de un corte de digestión, te será mucho más fácil prevenirlo. Además, aquí te dejamos algunos consejos prácticos que seguro que te son de mucha ayuda:

  • Si acabas de comer, lo mejor es no arriesgarse. Da tiempo a que se desarrolle la digestión por completo y aprovecha ese rato (normalmente 2 horas) para actividades tranquilas y relajantes.
  • Evita los contrastes térmicos. Si te vas a bañar y el agua está muy fría, prueba con una ducha templada previa o mojándote algunas partes del cuerpo antes de zambullirte en el agua.
  • Antes del baño evita realizar ejercicio físico que sea intenso, dado que aumenta las probabilidades de sufrir el corte de digestión.
  • Mantén una hidratación óptima, pero evita bebidas que estén demasiado frías.
  • En caso de bañarte, asegúrate que hay personal de vigilancia o que alguien puede socorrerte si sucede cualquier imprevisto.
  • Es preferible evitar comidas copiosas y organizar dietas de verano que favorezcan una mejor digestión.
  • El baño después de comer debe ser pausado y comedido.

 

Corte de digestión

¿Qué hacer ante un corte de digestión?

Tanto si sufres tú los síntomas de un corte de digestión o de hidrocución, como si notas que alguien los está padeciendo, hay que actuar rápido. Algunas de las medidas más recomendables son las siguientes:

  • Hay que abandonar la actividad que se esté haciendo. Si se está dentro del agua hay que salir cuanto antes y si se está practicando ejercicio hay que parar.
  • Es importante comprobar que se puede respirar de forma correcta y que las vías respiratorias no están afectadas.
  • Para evitar problemas mayores como una lipotimia, se recomienda secar a la persona, tumbarla y ponerla con las piernas ligeramente elevadas.
  • No obstante, en caso de que haya sufrido náuseas o incluso si ha perdido el conocimiento, es preferible colocar a la persona en posición lateral.
  • Se recomienda tapar a la persona afectada con ropa o con cualquier elemento de protección, para mantener su calor corporal.
  • Hay que garantizar una buena hidratación, sobre todo en los casos en que se presenten vómitos o diarrea.

Un corte de digestión por lo general no ocasiona problemas más graves y permite a quien lo padece recuperarse en un par de horas. Pese a todo es conveniente acudir a un médico.

Si has sufrido o estás con alguien que sufre un corte de digestión, aprovecha el servicio de urgencias del centro HCB Hospitales más cercano, para que puedan analizar su estado de salud y descartar cualquier otro efecto de mayor gravedad.

 

Post relacionados