Blog

apnea del sueño y obesidad - HCB Hospitales

Apnea del sueño y obesidad, ¿qué relación tienen?

admin |
|
No hay comentarios
 | Blog

Comparte este post, elige tu plataforma

Un estudio de la Sociedad Española de Obesidad identifica a unos 8 millones de personas en España con obesidad. Otra institución, la Sociedad Española del Sueño, indica que en el país hay entre 5 y 7 millones de personas que sufren apnea del sueño.

No es una mera coincidencia. La relación entre apnea del sueño y obesidad es directa y la combinación de ambos problemas representa un serio riesgo para nuestra salud, que debería ser afrontado lo antes posible.

En HCB Hospitales cuentas con una Unidad de la Obesidad, donde especialistas en este ámbito pueden ofrecerte un estudio completo, tratamientos y seguimiento exhaustivo para ayudarte a recuperar un peso óptimo con el que disfrutar de una vida saludable.

Ahora bien, la apnea del sueño es algo más complejo. Requiere la colaboración multidisciplinar de diferentes profesionales, para identificar los factores catalizadores de esta enfermedad y poder erradicarla.

¿Qué es la apnea del sueño?

La apnea del sueño es un trastorno que consiste en interrupciones o reducciones de la respiración, provocadas durante el sueño.

La modalidad más conocida es la apnea obstructiva del sueño, en la que se produce una respiración disruptiva porque una vía aérea superior se estrecha o queda bloqueada.

En la actualidad se considera que la apnea del sueño es un factor de riesgo cardiovascular alto. Además, se le asocia el desarrollo de otros problemas relacionados como arritmias, hipertensión, enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares.

Síntomas de la apnea del sueño más comunes.

Si se duerme en compañía, la apnea del sueño puede ser advertida por otras personas y ayudarnos a identificarla, para poder solicitar la ayuda médica apropiada.

Ahora bien, incluso de forma personal es posible notar algunos síntomas de apnea del sueño que se dan con bastante frecuencia.

Los síntomas más recurrentes son los siguientes:

  • Apatía.
  • Cansancio crónico.
  • Depresión.
  • Despertarse frecuentemente durante las horas de sueño.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Dolor de cabeza de distinta intensidad.
  • Episodios de pérdida de memoria.
  • Excesiva somnolencia durante el día.
  • Irritabilidad.
  • Reducción de la lívido.
  • Reflujo gastroesofágico.
  • Roncar con frecuencia.
  • Sensación de no haber tenido un sueño reparador.
  • Sufrir insomnio.
  • Sufrir pesadillas con frecuencia.

Relación entre apnea del sueño y obesidad.

La aparición de la apnea del sueño se explica como una reducción de algunas personas de su respuesta neuromuscular durante el ciclo de sueño y vigilia.

Este fenómeno hace más difícil un equilibrio entre los músculos tensores y dilatadores de la vía aérea, provocando los efectos de la apnea del sueño.

Ahora bien, hay factores relacionados y de riesgo y es aquí donde la obesidad entra como un elemento protagonista.

De hecho, el exceso de peso en general no solamente puede causar de forma directa la apnea del sueño, sino que es capaz de empeorar todos los síntomas descritos y aumentar el riesgo que suponen para la salud.

El mayor problema si no se solicita ayuda médica es que estamos ante un bucle difícil de detener. La falta de un sueño reparador provoca en muchas personas un aumento de peso, lo que agravará el nivel de obesidad y, a su vez, intensificará la apnea del sueño que padece ese paciente.

Ahora bien, a nivel físico tiene una explicación directa. El hecho de padecer exceso de peso crea depósitos de grasa en el cuello. A esos depósitos se les identifica como “grasa faríngea“.

Esta grasa faríngea puede tener varias consecuencias. Entre ellas, es capaz de bloquear las vías respiratorias superiores de la persona mientras duerme, cuando la vía respiratoria se encuentra relajada.

Esto explica, por ejemplo, por qué los ronquidos representan el síntoma más conocido de la apnea del sueño. Como el aire se exprime por una vía respiratoria restringida, se produce un ruido fuerte e intenso.

Hay más efectos relacionados. Una persona con obesidad puede tener exceso de grasa en la circunferencia abdominal, de manera que comprima la pared torácica de la persona. Como consecuencia, disminuye su volumen pulmonar.

Al tener una capacidad pulmonar reducida, también se disminuye el flujo del aire, con lo que es más probable que las vías respiratorias superiores se colapsen durante el sueño.

Aquí vemos una relación aún más directa. Es decir, cuanto mayor Índice de Masa Corporal (IMC) presente un paciente, más riesgo tendrá de sufrir apnea obstructiva del sueño.

Ahora bien, hemos hablado de lo que puede concebirse como un círculo vicioso. Por tanto, veamos a continuación cómo la apnea del sueño también puede motivar una obesidad en el paciente.

La falta de sueño está relacionada con la disminución de leptina, que es una hormona responsable de suprimir el apetito, al mismo tiempo que aumenta la grelina, una hormona que estimula el apetito.

En consecuencia, no disfrutar de un sueño reparador puede aumentar el incentivo de comer alimentos muy ricos en calorías. Por tanto, no dormir bien está relacionado con comer en exceso, reducir la pérdida de grasa durante la restricción de calorías y, en definitiva, encaminarse inevitablemente hacia un problema de obesidad.

¿Si elimino mi obesidad dejaré de sufrir apnea del sueño?

El tratamiento de apnea del sueño debe abordarse de una forma multidisciplinar. En general sí que se suele identificar la obesidad como el principal objetivo a eliminar para evitar la apnea. Sin embargo, este no es el único motivo por el que debería preocuparte.

La obesidad representa un factor de alto riesgo para múltiples enfermedades cardiovasculares, de manera que su tratamiento es algo que puede, literalmente, salvarte la vida.

Por descontado, para ello es imprescindible contar con médicos especialistas que valoren en base a su experiencia y conocimiento si necesitas un tratamiento concreto, una operación o cualquier otra solución con la que atajar la obesidad y, si se padece, también la apnea del sueño.

Post relacionados

Play Video