Blog

instagram

La diabetes y la correcta administración de insulina

admin |
|
No hay comentarios
 | Blog

Comparte este post, elige tu plataforma

La diabetes es una enfermedad crónica que se caracteriza por la presencia de niveles elevados de glucosa en sangre como consecuencia de un déficit en la producción de insulina (la hormona que genera el páncreas para transformar el azúcar que contienen los alimentos en energía) o porque el cuerpo es incapaz de utilizarla.

Existen dos tipos de problema con la generación de insulina y dos tipos de diabetes como consecuencia: en primer lugar, cuando el páncreas no puede producir insulina y existe una usencia total de ésta en el organismo se habla de Diabetes tipo 1; en segundo lugar, cuando el organismo no puede utilizar la insulina adecuadamente (resistencia a la insulina) hablamos de Diabetes tipo 2.

Los pacientes con esta patología deben hacer un seguimiento exhaustivo y concreto de su estado de salud y deberán facilitarle a su organismo la insulina necesaria según el tipo de Diabetes que padezcan. Esta práctica requiere de algunos conocimientos y de todo el apoyo necesario de los sanitarios. Para ello, el equipo de Educación al Paciente junto al servicio de Medicina Interna de Hospital Clínica Benidorm aportan unas sencillas pautas y recomendaciones a todos esos pacientes que deben administrarse insulina.

Cómo conservar la insulina

  • Guárdala refrigerada entre 2-8º C hasta su fecha de caducidad.
  • Si estás utilizando bolígrafo, puede estar a temperatura ambiente (15-30ºC) de 4 a 8 semanas (confirmar con tu enfermero o enfermera).
  • En coche. Guárdala en lugares frescos del vehículo (NO en la guantera) y preferiblemente utiliza termos o neveras.
  • En bicicleta. Mantenla en termo o nevera para evitar golpes.
  • En avión. Debes llevar bolígrafos, glucómetro y, si los tomas, comprimidos.

Dónde poner la inyección

Según la velocidad de absorción requerida, se recomiendan distintas zonas del cuerpo: para una absorción rápida es recomendable inyectar en la parte superior externa de los brazos o el abdomen. Y, para una absorción lenta, muslos (parte superior externa) y glúteos.

Además se recomienda rotar entre los diferentes lugares: separar un pinchazo de otro al menos 1 cm y evitar la inyección en zonas con heridas o lesiones en la piel.

Cómo administrar la insulina

  1. Lávate las manos con agua y jabón y lava también el área de inyección.
  2. Prepara el material en un lugar limpio.
  3. Si la insulina está turbia o es una mezcla, gírala entre las manos unas 20 veces. No será necesario este paso si la insulina está transparente.
  4. Coloca la aguja en el dispositivo.
  5. Marca 2-3Ul y presiona el botón de inyección para comprobar que funciona (saldrá una gota por la aguja).
  6. Marca la dosis indicada por tu médico.
  7. Realiza un pliegue en la piel cogiendo dermis y tejido celular subcutáneo sin tocar músculo. Mantén el pliegue durante toda la inyección.
  8. Una vez inyectada la insulina espera 5-10 segundos antes de extraer la aguja. Suelta el pliegue.
  9. Presiona la zona con un algodón limpio sin frotar.
  10. Guarda la insulina restante.

Hipoglucemia, cómo tratarla

La hipoglucemia, también conocida como bajo nivel de glucosa o de azúcar en la sangre, ocurre cuando el nivel de glucosa en la sangre cae por debajo de  70 mg/dL. Sus síntomas son sudoración, palpitaciones, palidez, temblores, confusión y mareos.

La hipoglucemia puede darse con el paciente consciente o inconsciente.

Un paciente consciente con hipoglucemia, en primer lugar, debe tomar hidratos de carbono de absorción rápida (1-2 sobres de azúcar, gel de glucosa, 1 cucharada de miel, 1 vaso de refresco azucarado o zumo) y esperar 15 minutos a ver cómo reacciona el organismo.

Una vez que la glucemia supera los 70 mg/dL, debe tomar hidratos de carbono de absorción lenta (un trocito de pan, 3 galletas maría, una fruta o un vaso de leche). Tras recuperarse es recomendable buscar la causa de la crisis, ajustar la insulina e informar al médico.

Si no se recupera, y la glucemia sigue por debajo de 70 mg/dL, hay que repetir la dosis de hidratos de carbono de absorción rápida. O bien, administrar glucagón intramuscular en el muslo.

En casos muy graves en el que el paciente pierde la consciencia en una crisis de hipoglucemia hay que avisar a los servicios de emergencia al 112 y administrarle glucagón intramuscular en el muslo.

El seguimiento médico, la adopción de una rutina y unas buenas prácticas para la administración de insulina son fundamentales en los pacientes con Diabetes.

Post relacionados

Atención al paciente

Play Video
This site is registered on wpml.org as a development site.