Blog

Prevenir infecciones bucales - HCB Hospitales

Consejos para prevenir las infecciones bucales

admin |
|
No hay comentarios
 | Blog

Comparte este post, elige tu plataforma

Las infecciones bucales representan uno de los mayores peligros que podemos sufrir en nuestra salud bucodental.

Obviamente, la participación de especialistas en odontología y cirugía dental es imprescindible cuando estos problemas ya han hecho acto de aparición y sufrimos sus consecuencias.

Sin embargo, la salud bucal se puede preservar con una prevención continua basada en la limpieza correcta de dientes, encías y boca en general, junto con una revisión periódica en el dentista.

Infecciones bucales más frecuentes

Descuidar la salud bucal puede tener muchas consecuencias negativas que derivan en infecciones. Vemos a continuación cuáles son las que desarrollan los pacientes con más frecuencia:

Caries

Es posiblemente la infección bucal más conocida y también la que motiva más visitas a una consulta odontológica.

Una caries se crea cuando los dientes presentan grietas, debido a la acción de los ácidos de los alimentos que han quedado en las piezas dentales y que han ido descomponiéndose.

Las caries se pueden prevenir con una simple limpieza dental apropiada y evitando la ingesta de alimentos con demasiado azúcar. Pero si se desarrolla y no se actúa con respecto a ella, la infección puede llegar al nervio e incluso requerir la extracción de la pieza dental.

Abscesos dentales

Los abscesos se producen por el desarrollo de bacterias y una acumulación de pus. Normalmente aparecen cuando se sufre una caries no tratada o al romperse algún diente.

La acumulación de pus en la zona afectada puede ocasionar un dolor muy intenso, fiebre o incluso inflamación de mejillas, de parte de la cara y de los ganglios.

Herpes

Entre las infecciones dentales se incluye el herpes simple, localizado en el borde de los labios. Se genera a través de la piel, aunque también puede entrar por membranas mucosas.

Hay muchos motivos por los que se puede desarrollar un herpes y hay personas que son más propicias a ello. Pese a todo, es importante mantener el mayor cuidado de la salud bucal, para evitar que estas infecciones se generen con facilidad.

Gingivitis

Se produce por un proceso infeccioso de bacterias en las encías, normalmente por acumulación de sarro y placa bacteriana.

Las encías se inflaman, están enrojecidas, sangran y presentan mayor sensibilidad. Sin un tratamiento médico afectivo puede llegar hasta el hueso y generar periodontitis.

Periodontitis

La irritación e hinchazón constantes de las encías puede causar periodontitis. Con el tiempo, esto provoca que se formen bolsas de mayor profundidad entre las encías y los dientes. Estas bolsas, con el tiempo, pueden llenarse de sarro y bacterias, haciéndolas más profundas. 

Si no se tratan, estas infecciones pueden causar la pérdida de tejido y hueso, llegando a perder uno o más dientes, además de otros problemas de salud, ya que la inflamación continua puede sobrecargar el sistema inmunitario.

Cómo prevenir infecciones bucales

Muchas infecciones bucales son realmente dolorosas y nos percatamos de ellas cuando sufrimos intensamente sus consecuencias. Sin embargo, lo ideal es prevenirlas, para lo que la limpieza periódica es la mejor estrategia.

Pese a lo generalizado que está el hábito de cepillarse los dientes diariamente, no todo el mundo lo hace de forma personal e incluso se olvida de aprovechar los accesorios complementarios que ayudan a conseguir una limpieza perfecta.

Estas son las mejores medidas para prevenir infecciones bucales que puedes aprovechar en tu limpieza diaria:

Cepillado de los dientes

Cepillarse los dientes debe ser una práctica rutinaria después de las comidas, es decir, varias veces al día.

Escoge un cepillo de cerdas apropiado para las necesidades de tus dientes y una pasta dentífrica con flúor.

El cepillado de los dientes debe realizarse siempre hasta el surco de la encía que es donde se acumula más placa bacteriana, en movimientos horizontales desde la encía hacia el diente.

También es muy importante el enjuagado posterior con agua. Evita que se queden restos de la pasta utilizada tras el cepillado.

Uso de hilo dental

El hilo dental ayuda a retirar cualquier acumulación presente entre los dientes. Debes aprovecharlo pieza a pieza, sin forzar nunca su entrada y con cuidado de no afectar a la encía.

Con el hilo dental podrás retirar los restos más grandes de suciedad que aún queden en la boca después del cepillado, pero aún falta el cepillo interdental para zonas de difícil acceso.

Uso de cepillo interproximal

El cepillo interproximal es un pequeño accesorio, desarrollado específicamente para eliminar la placa bacteriana entre los dientes.

Tienes cepillos interdentales de diferente forma y diámetro. Escoge para cada diente el que requieras, con el fin de que quede completamente limpio.

Aplicar enjuague bucal

Finaliza tu limpieza dental diaria con un enjuague bucal. Utiliza la medida indicada en el envase y mantén el líquido dentro de tu boca. Muévelo para que llegue a todos los rincones.

Pasado el tiempo indicado, escupe el enjuague bucal, pero no te enjuagues con agua ni bebas al menos hasta 30 minutos después, para que los restos del líquido puedan seguir actuando.

Apoyo odontológico

La salud bucal encuentra su mejor apoyo en las visitas a especialistas odontológicos como los que encontrarás en la Unidad de Odontología y Cirugía Dental de HCB Hospitales.

Estos profesionales podrán revisar la existencia de infecciones bucales y/o prevenir su desarrollo mediante sistemas de limpieza más avanzados.

Se recomienda una visita odontológica entre 1 y 2 veces al año sin necesidad de sentir dolor para ello. Precisamente esta ayuda está enfocada a que no se generen infecciones en la boca y que así puedas mantener una salud bucal perfecta y sin molestias.

Hábitos saludables

Por último, te recordamos que mantener la boca en perfectas condiciones depende también mucho de adoptar hábitos saludables.

Algunos de los que puedes comenzar a añadir a tu día a día son los siguientes:

  • Lleva una dieta equilibrada, basada en alimentos saludables.
  • Evita los alimentos con alto contenido de azúcar.
  • Evita fumar, tomar alcohol y cualquier otra sustancia dañina.
  • Aprovecha protectores bucales si por alguna actividad están en riesgo tus dientes.
  • Realiza exámenes visuales para identificar cualquier rastro de infección.

Con buenos hábitos adaptados a tu rutina, una limpieza periódica realizada correctamente y las visitas a tu odontólogo, vas a poder mantener una salud bucal perfecta el mayor tiempo posible.

Post relacionados

Atención al paciente

Soins aux patients