Blog

Cómo identificar la lumbalgia: síntomas más frecuentes y tratamientos

Alvaro de Sande |
|
No hay comentarios
 | Blogg

Comparte este post, elige tu plataforma

Si en algún momento has sufrido dolor en la parte baja de la espalda, es probable que hayas padecido lumbalgia, un malestar que afecta a una gran parte de la población en algún momento de sus vidas. Esta afección puede variar desde un leve dolor hasta una intensa molestia que dificulta las actividades diarias. Aunque las causas pueden ser diversas, desde posturas incorrectas hasta condiciones médicas subyacentes, existen estrategias efectivas para identificar y combatir la lumbalgia. Para ello es importante reconocer los síntomas, entender sus posibles causas y adoptar medidas preventivas y terapéuticas.

 

Identificar la lumbalgia

La lumbalgia se caracteriza principalmente por dolor en la parte baja de la espalda, que puede extenderse hacia las nalgas, las piernas y, en ocasiones, hasta los pies. Este dolor puede presentarse de forma súbita o gradual y variar en intensidad. Los síntomas comunes incluyen:

 

  • Dolor que empeora al estar sentado o de pie durante periodos prolongados.
  • Rigidez en la espalda baja al despertar o después de estar inactivo.
  • Dolor que mejora al moverse o caminar.
  • Incapacidad para mantener una postura erguida sin sentir molestias.

Es crucial prestar atención a estos signos y buscar atención médica si el dolor es severo, persiste más de unas pocas semanas, o si viene acompañado de otros síntomas como fiebre, pérdida de peso sin explicación o debilidad en las piernas.

En este sentido, HCB Hospitales cuenta con experiencia en el tratamiento de dolencias como la lumbalgia a través de su Unidad Especializada de Fisioterapia Médica y Rehabilitación HCB, un servicio crucial para el tratamiento de la lumbalgia y que está disponible en los centros hospitalarios de Benidorm y Dénia. 

Un equipo completo, cualificado y con recorrido en la atención a pacientes extranjeros residentes en la Costa Blanca.

 

Causas comunes de la lumbalgia

Las causas de la lumbalgia son variadas, y comprenderlas es fundamental para adoptar el tratamiento adecuado. Algunas de las más comunes incluyen:

Esfuerzo muscular: Levantar objetos pesados incorrectamente o hacer un movimiento brusco puede provocar distensiones o desgarros en los músculos y ligamentos de la espalda.

Degeneración de los discos vertebrales: Con el envejecimiento, los discos intervertebrales pueden perder su capacidad de amortiguación, lo que conduce a dolor.

Hernia de disco: El material gelatinoso de dentro de un disco puede sobresalir o romperse, presionando los nervios adyacentes.

Estenosis espinal: El estrechamiento del canal espinal puede presionar la médula espinal y los nervios, causando dolor.

Problemas posturales: Mantener malas posturas durante largos periodos, especialmente al usar dispositivos electrónicos, puede provocar tensión y dolor.

 

Estrategias para Combatir la lumbalgia

Hay varias estrategias efectivas para aliviar y prevenir la lumbalgia en:

 

  1. Mantener una buena postura

Es esencial adoptar y mantener posturas que apoyen la curvatura natural de la espalda. Utilizar sillas con soporte lumbar, mantener los pies planos en el suelo y ajustar la altura del escritorio o la pantalla del ordenador pueden contribuir significativamente a reducir el riesgo de dolor.

 

  1. Ejercicio regular

La actividad física fortalece los músculos de la espalda y el abdomen, que son cruciales para sostener la columna vertebral. Ejercicios de bajo impacto, como caminar, nadar o practicar yoga, pueden ser particularmente beneficiosos.

 

  1. Técnicas de levantamiento adecuadas

Al levantar objetos, es crucial doblar las rodillas y mantener la espalda recta, utilizando la fuerza de las piernas en lugar de la espalda. Esto reduce la tensión en la zona lumbar.

 

  1. Manejo del peso

Mantener un peso saludable reduce la presión sobre la columna vertebral y disminuye el riesgo de desarrollar lumbalgia.

 

  1. Tratamientos terapéuticos

Como hemos mencionado anteriormente, la fisioterapia es uno de los tratamientos más efectivos, al proporcionar al paciente los ejercicios personalizados que fortalecen tanto su espalda como espalda como mejorar su flexibilidad. 

 

Conclusión

La lumbalgia es una afección común que puede ser debilitante, pero reconocer sus síntomas y entender sus causas es el primer paso para combatirla eficazmente. Adoptar medidas preventivas, como mantener una buena postura, ejercitarse regularmente y manejar el peso, juega un papel crucial en la prevención y el tratamiento del dolor de espalda baja. Además, las opciones terapéuticas, incluyendo fisioterapia, pueden ofrecer alivio significativo. Si experimentas dolor de espalda persistente, puedes contactar con HCB Hospitales y ponerte en manos de nuestro equipo especializado.  

Post relacionados