Blog

Woman needs to pee

Qué es la incontinencia urinaria y cómo puedo tratarla

admin |
|
No hay comentarios
 | Blog

Comparte este post, elige tu plataforma

La incontinencia urinaria es un término empleado para determinar la pérdida involuntaria de la orina. La persona que la padece es incapaz de contener la micción, haciendo que se escape de la uretra de manera inevitable. En la mayoría de los casos, la incontinencia urinaria o vesical se da en mujeres, aunque también la padecen los hombres.

 

Existen distintos tipos de incontinencia urinaria:

 

  • Incontinencia por esfuerzo: En este caso, la incontinencia miccional proviene por movimientos cotidianos como la tos, un estornudo o la risa. Generalmente de causa obstétrica (consecuencia de los partos) y se trata con programas tutelados de Rehabilitación de Suelo Pélvico o con cirugía (el tratamiento quirúrgico es rápido, eficaz y duradero).

 

  • Incontinencia de urgencia: También conocida como incontinencia imperiosa, se origina cuando aparece una necesidad urgente de orinar. Tras sentir estas ganas, resulta complicado o imposible retener la orina hasta llegar al servicio. Suele estar causada por problemas en la función del músculo detrusor de la vejiga y se trata con medicamentos.

 

  • Incontinencia Urinaria Mixta, que es una combinación de la Incontinencia Urinaria de esfuerzo y la Incontinencia urinaria de urgencia. Esta tipología suele precisar tanto cirugía como medicación.

 

  • Incontinencia por rebosamiento (menos frecuente): Estos casos se dan cuando no se consigue realizar un vaciamiento normal de la vejiga y se produce una incontinencia por goteo. Es decir, cuando la vejiga queda distendida, no se contrae a la misma vez que se dilata el esfínter, produciéndose así las pérdidas por goteo.

 

  • Incontinencia funcional: Responde a la pérdida de orina por problemas de salud mental. Generalmente ocasionadas por Alzheimer o demencias seniles en las que la contención de la orina queda reducida.

 

En muchos de los casos, la incontinencia urinaria se presenta como un tabú social. Por ello, el diagnóstico resulta en ocasiones difícil de establecer. Los pacientes no lo expresan con naturalidad debido a las connotaciones negativas que se le asocian, como la edad o la menopausia, en el caso de las mujeres. Sin embargo, no siempre son estas las causas de la incontinencia urinaria.

 

Existen varios factores etiológicos o de origen que no siempre están asociados a ambos casos. Entre las principales causas de la incontinencia urinaria están:

 

  • Incremento de la debilidad del esfínter urinario o de los músculos pélvicos. Es cuando la incontinencia por esfuerzo adquiere un carácter más habitual.

 

  • Deficiencias de coordinación entre los músculos de la pared de la vejiga y el esfínter urinario.

 

  • Problemas neurológicos. Causa principal de la incontinencia funcional.

 

  • Efectos secundarios de los fármacos. En algunos casos, el inicio de una nueva medicación que pueda contener propiedades diuréticas puede contribuir a la incontinencia urinaria.

 

  • Vejiga hiperactiva jóvenes. Causa directa de la incontinencia imperiosa.

 

  • La maternidad o la menopausia: En el caso de las mujeres, el embarazo y los cambios físicos y hormonales de la menopausia pueden contribuir a un debilitamiento de los músculos de la vejiga.

 

Prevenir la incontinencia

Como se observa, la incontinencia urinaria no se da solo en casos concretos de vejez o cambios hormonales. Es un proceso que está presente en muchas personas indistintamente de la edad o sexo y que se puede prevenir con algunos consejos:

 

  • Reducir el consumo de bebidas con cafeína, alcohólicas o carbonatadas. Todas ellas con altas propiedades diuréticas que propician la incontinencia.

 

  • Mantener una dieta equilibrada que evite o reduzca el sobrepeso. Ya que este es una causa principal de presión abdominal. Además de aumentar el consumo en comidas con fibra y evitar el exceso de picantes.

 

  • Realizar de manera periódica ejercicios de Kegel. Estos ejercicios refuerzan los músculos pelvianos a través de contracciones periódicas de 10 a 15 segundos, unas 3 veces al día.

 

La incontinencia urinaria se puede tratar y prevenir con sencillos cambios de hábito y ejercicios periódicos. Pero sobre todo, se debe advertir al médico para tratarla desde un primer momento.

 

Tratamiento incontinencia urinaria

El principal tratamiento para la incontinencia urinaria se presenta para la tipología de esfuerzo. En este caso, se lleva a cabo una cirugía muy sencilla y nada invasiva, la cirugía de incontinencia urinaria de esfuerzo.

 

El Servicio de Ginecología de Hospital Clínica Benidorm ofrece tratamiento quirúrgico para los problemas de Incontinencia Urinaria de Esfuerzo con la técnica TOT (dispositivo de malla trans obturadora libre de tensión).

 

Para más información consulte en nuestra web: https://www.clinicabenidorm.com/incontinencia-urinaria/

Post relacionados

Atención al paciente

Play Video
This site is registered on wpml.org as a development site.