Blog

Cólico Nefrítico

El cólico nefrítico, dolor ocasionado por piedras en el riñón o cálculos renales

admin |
|
No hay comentarios
 | Blog

Comparte este post, elige tu plataforma

El cólico nefrítico es un cuadro muy doloroso que se produce normalmente como consecuencia de la existencia de algún cálculo (litiasis o piedra) en el interior de la vía urinaria.

Este cálculo obstructivo la mayoría de veces se ubica en el uréter, aunque también cálculos renales pueden ser obstructivos. Se provoca pues una obstrucción que viene acompañada de contracciones del cuerpo para intentar expulsarlo y de una presión que se genera en la vía urinaria cuando pasa la orina, que son las causas de sentir el dolor asociado a este problema.

El dolor agudo de un cálculo obstructivo es el síntoma más conocido de un cólico nefrítico, igual que la presencia de piedras en las vías urinarias. Sin embargo, es algo más desconocido el proceso de cómo se generan esas piedras y por qué están precisamente en esta parte del cuerpo.

Además de esta información sobre cólicos nefríticos, también es importante conocer medidas de prevención que puedes aplicar en tu día a día, para evitar en la medida de lo posible tener que pasar por este episodio.

Qué es un cálculo renal, piedra en el riñón o litiasis renal

Un cálculo renal es una masa sólida que se forma en el riñón cuando las partículas de la orina (sales minerales) -que normalmente están disueltas- se solidifican o cristalizan.

Esas masas que se producen pueden derivar en dos situaciones. Por un lado pueden quedarse en el riñón. Por otro lado, pueden desplazarse por la vía urinaria para expulsarse con la orina.

Sin embargo, no siempre se consiguen expulsar. Cuando sucede esta situación es cuando se produce una obstrucción, las piedras generan una presión y llega el cólico y el dolor. Una persona sana, por lo general, es capaz de expulsar espontáneamente cálculos de hasta 7 milímetros hasta en el 90% de las ocasiones.

Los cálculos renales pueden ser diminutos (de apenas unos milímetros), como la denominada “arenilla”, que suele ser más fácil de expulsar con la orina. Pero también pueden llegar a medir centímetros y presentar una forma más o menos puntiaguda. De hecho, también es posible que en un cólico nefrítico identifiquemos más de una piedra, cada una con forma y tamaño diferentes.

¿Cómo saber si tengo cólico nefrítico? Síntomas de los cálculos renales

Los síntomas del cólico nefrítico pueden ser muy variados, aunque el más conocido y el que más deja constancia es el dolor agudo que puede llegar a causar. Se produce de una forma cada vez más intensa y continuada.

No obstante, un cólico nefrítico puede aparecer y evolucionar con distintos síntomas, que varían según la persona y las características de los cálculos renales que se han formado.

Estos son los síntomas más frecuentes de un cólico nefrítico:

  • Dolor lumbar de fuerte intensidad.
  • Náuseas con o sin vómitos.
  • Sangre en la orina.
  • Orina con mal olor o aspecto turbio.
  • Dolor o escozor al orinar.
  • Fiebre y/o escalofríos.
  • Infecciones de orina.

En cualquier caso, también hay que tener constancia de que si los cálculos renales son demasiado pequeños o incluso no llegan a bloquear el flujo de la orina, pueden estar presentes sin producir ningún síntoma.

Cólico Nefrítico

Cólico nefrítico: duración si no hay presencia de piedras

En el caso de que un cólico nefrítico sea causado por cálculos renales que no se puedan expulsar, es necesario un tratamiento médico específico para cada paciente.

Ahora bien, ¿qué sucede si tenemos un cólico nefrítico no causado por la presencia de piedras o son suficientemente pequeñas como para expulsarse por sí solas?

En estos casos el cólico nefrítico puede tener una duración variable según las características de cada paciente y de las causas de su aparición.

Puede durar desde unas cuantas horas hasta incluso dos o tres días. Hay constancia de cólicos nefríticos que han aparecido y desaparecido en apenas unos minutos, pero son realmente infrecuentes.

Un cólico nefrítico en estas condiciones puede causar igualmente molestias miccionales y una orina concentrada y oscura, a veces incluso con rastro de sangre.

Sus causas también pueden ser variadas, como la ingesta insuficiente de agua o incluso por antecedentes familiares. Obviamente, no se deben descartar los cálculos renales, de ahí que sea muy recomendable acudir a médicos especialistas para una revisión personalizada.

Cólico nefrítico: causas, factores de riesgo y medidas de prevención

Las causas de los cólicos nefríticos con cálculos renales o piedras en el riñón pueden ser muy variadas. De hecho, es difícil asociar un único factor detonante de este fenómeno, por lo que suele asociarse a diferentes motivos que actúan en conjunto.

Causas del cólico nefrítico

Las causas más normales por las que se desarrollan los cólicos nefríticos suelen ser las siguientes:

  • Dieta: es frecuente que se recomiende al paciente modificar su dieta con alimentos que presenten una reducción en la cantidad de sal y sodio, elementos que pueden propiciar la aparición de cálculos renales. También se recomienda una ingesta apropiada de líquidos.
  • Medicamentos: hay algunos compuestos que pueden aumentar el riesgo de producción de cálculos renales.
  • Genética: la herencia genética es un factor presente en muchos casos de cálculos renales, por lo que conocer el historial clínico de parientes resulta de gran utilidad.
  • Metabolismo: hay trastornos metabólicos que pueden causar o propiciar la aparición de piedras en el riñón.
  • Infecciones: algunas anomalías o infecciones en la vía urinaria también pueden aumentar el riesgo de un cólico nefrítico.
  • Problemas en el riñón: un mal funcionamiento del sistema renal puede incentivar que se generen piedras en el riñón.

Factores de riesgo y recomendaciones para evitar un cólico nefrítico

Estos factores de riesgo evidencian la importancia que tiene mantener hábitos de vida saludables para evitar problemas como los cólicos nefríticos. Algunas recomendaciones generales son las siguientes:

  • Llevar una dieta rica, variada y saludable.
  • Beber de 1,5 a 2 litros de agua diarios (salvo otras indicaciones por parte de los facultativos, como por ejemplo en la insuficiencia renal crónica o en la insuficiencia cardiaca, donde se debe restringir la ingesta hídrica).
  • Practicar ejercicio de forma periódica.
  • No fumar.
  • Restringir las bebidas alcohólicas.
  • No automedicarse.

Ahora bien, la prevención también es importante en estos casos. En HCB Hospitales te recomendamos que solicites chequeos periódicos, con los que es posible identificar algunas pautas que podrían derivar en cólico nefrítico, para poder actuar antes de que esto suceda y evitar de esta forma secuelas médicas y también ese molesto dolor que pueden causar los cálculos renales.

Pronóstico del cólico nefrítico

En aproximadamente el 70% de los casos la expulsión de las piedras o arenilla se produce de forma efectiva a través de la orina y el cólico nefrítico cesa inmediatamente.

No obstante, en el caso de que los cálculos renales presenten una longitud superior a los 7 mm su probabilidad de expulsión es menor, por lo que en estas situaciones se suele recomendar un tratamiento específico.

Una obstrucción renal severa puede causar una disfunción temporal en el riñón. Se suele recuperar en muy poco tiempo en cuanto el cálculo es expulsado del organismo. De todas formas, es importante preservar la función renal en todo lo posible y evitar que dicha obstrucción pueda afectar a la capacidad funcional del riñón a largo plazo.

Tratamientos posibles

La atención médica sobre el paciente con cólico nefrítico diagnosticado aborda el control del dolor y de la posible infección. Tras esto, se debe hacer una revisión con el especialista en Urología para valorar, según el tipo de piedra y el origen, qué tratamiento aplicar para buscar soluciones duraderas, a ser posible definitivas.

El Servicio de Urología de HCB puede ofrecer distintas opciones terapéuticas:

Tratamiento farmacológico.

En muchas ocasiones el propio organismo es capaz de expulsar los cálculos renales de forma natural y solo se precisa algún fármaco que ayude a este proceso.

Litotricia mediante Láser Holmium.

Esta técnica, la mejor tolerada y con mejores resultados, permite destruir la litiasis de cualquier dureza y casi de cualquier tamaño con un láser de última generación, con menos agresión al organismo y facilitando una rápida recuperación.

HCB es el único centro en la Marina Baixa y la Marina Alta que cuenta en la actualidad con Láser Holmium, lo que permite una rápida aplicación del tratamiento cuando éste se prescribe.

La mayoría de los casos se resuelven con medicación o con Láser. Pero no todos los pacientes son candidatos a estas soluciones, por eso HCB dispone de otras técnicas quirúrgicas mínimamente invasivas como la nefrolitotomía percutánea, (se extrae el cálculo renal mediante una pequeña incisión en la espalda) y el ureteroscopio (se atrapa el cálculo y se rompe en trozos a través de la uretra y de la vejiga para que se elimine con la orina).

Cólico nefrítico durante el embarazo

Un caso especial es el que representa el cólico nefrítico durante el embarazo. Aunque no es muy frecuente, sí puede suceder por una modificación del espacio presente en la pelvis y por los cambios hormonales durante este período, que pueden motivar la formación de cálculos renales.

Un control de la dieta suele dar resultados favorables, sobre todo en lo que respecta a la limitación de ingesta de sal, evitar ciertos alimentos y bebiendo suficiente agua todos los días.

Reposo, dieta, hidratación y a veces algunos analgésicos pueden formar un tratamiento efectivo en aquellos casos que no presenten una especial complicación.

Ahora bien, en otras situaciones es importante actuar a tiempo y evitar problemas como una infección en la vía urinaria, que afecte al riñón o incluso que provoque un parto prematuro. Para evitar estos problemas suele ser suficiente con una endoscopia por vía urinaria con catéter por el uréter para incentivar un drenaje óptimo de la orina.

En cualquier caso, un cólico nefrítico durante el embarazo no suele afectar en ningún momento al feto y a su desarrollo normal, pero obviamente hay que tratarlo para evitar complicaciones y terminar con el dolor característico que produce.

En conclusión, la mejor forma de prevenir la aparición de cálculos renales, es aprovechar las revisiones periódicas con especialistas de HCB Hospitales. Nuestros profesionales te ayudarán a mantener pautas con las evitar o reducir la probabilidad de sufrir un cólico nefrítico y a identificar cualquier factor de riesgo que deba atenderse.

 

Post relacionados

Play Video
This site is registered on wpml.org as a development site.