Blog

dolores-cronicos

Dolores crónicos: ¿Cuáles son los más comunes y cómo tratarlos?

admin |
|
No hay comentarios
 | Blog

Comparte este post, elige tu plataforma

El dolor es uno de los mecanismos de alerta que tiene el cuerpo para avisarnos que algo no está funcionando como debería. En principio, solo se activa ante determinadas causas o señales y tiende a mitigarse paulatinamente una vez se ha resuelto el problema. No obstante, en algunos casos el dolor se mantiene sin ninguna causa aparente. Será en este contexto cuando hablemos de los dolores crónicos. Esta situación resulta muy desagradable para las personas que la padecen y puede incluso llegar a alargarse durante años.

¿Qué son exactamente los dolores crónicos y cuáles son las causas?

Por regla general, se considera que un dolor ha pasado a ser crónico cuando este se mantiene por más de tres meses o se repite de manera frecuente, manifestándose durante meses o años. Se diferencia del dolor puntual en que este último siempre desaparece cuando se soluciona el problema o lesión que lo esté causando.

El impacto de los dolores crónicos en la calidad de vida es enorme, afectando de manera significativa a todas las esferas de la vida de una persona, tanto la laboral, como la social y la familiar. Además, se ha comprobado a través de multitud de estudios la fuerte relación que existe entre estos y la depresión o la ansiedad, causando a su vez multitud de problemas a nivel emocional y psicológico.

Así mismo, los dolores crónicos son un problema asociado con ciertas enfermedades o patologías como la diabetes, la artritis, el cáncer o la fibromialgia. Salvo en estos casos, sus causas pueden no estar del todo claras, aunque sí existen una serie de problemas que desencadenan los dolores crónicos de manera frecuente. Entre ellos podemos encontrar:

  • Daño en los nervios o el sistema nervioso.
  • Migrañas o dolores de cabeza.
  • Problemas en la espalda y la zona lumbar.
  • Cirugías.

Dada la naturaleza de los dolores crónicos, no existe una manera de prevenirlos más que la de evitar o prevenir las patologías y problemas que pueden causarlos, manteniendo unos hábitos de vida saludables y realizando ejercicio. No obstante, sí existen maneras para poder lidiar con ellos una vez se hayan instaurado.

Tipos de dolores crónicos

Cabe señalar que existen diferentes tipos de dolores crónicos, cada uno con sus propias particularidades. Es por ello que podemos encontrar:

Dolor crónico primario

Es el que se presenta en el mayor número de casos. Este tipo de dolor no puede explicarse por causas concretas y en muchos casos se debe a la suma de factores biológicos y psicológicos.

Dolor crónico por el cáncer

El causado por el propio proceso de la enfermedad, por la metástasis o por el tratamiento del mismo.

Dolor crónico neuropático

El causado por una lesión o enfermedad del sistema nervioso.

Dolor postquirúrgico o postraumático

Este dolor se origina tras un proceso quirúrgico y tiende a mantenerse en el tiempo una vez superado el periodo de recuperación.

Dolor visceral crónico

Este dolor se produce en la zona de la cabeza o cuello, así como en la cavidad torácica, abdominal y pélvica.

Dolor orofacial y cefalea

Este tipo de dolor estaría provocado por lesiones en la cara, la boca, y por las migrañas, cefaleas o dolor de cabeza, siempre que se produzcan la mitad de los días de una semana durante más de 3 meses.

Dolor músculo esquelético

En este caso, el dolor surge de los huesos, articulaciones, tejidos blandos o en la zona de la columna vertebral.

¿Existe un tratamiento efectivo contra el dolor crónico?

No existe una solución definitiva para los dolores crónicos. Sin embargo, existen varias vías para reducir su intensidad y que la persona pueda recuperar su calidad de vida.

Por un lado, encontramos las terapias para tratar el dolor. Entre ellas están la fisioterapia, los masajes, el deporte entre los que se encuentran ejercicios como la bicicleta, ejercicio de fuerza o la natación, la terapia ocupacional y la terapia enfocada a ejercicios de relajación.

Así mismo, ejercicios como la meditación mindfulness han mostrado en los estudios la capacidad de reducir de manera significativa tanto la intensidad del dolor como los síntomas emocionales asociados a los dolores crónicos, tales como la depresión. Es por ello que se muestran como un complemento especialmente interesante para cualquier tipo de terapia.

Por otro lado, es común que el tratamiento incluya la terapia farmacológica o con medicamentos. En este tipo de tratamientos, es frecuente el uso de analgésicos, antidepresivos y anticonvulsivos. Además, en los casos más extremos y con peor pronóstico, se utilizan opiáceos, aunque suelen ser el último recurso debido a los problemas de adicción que generan. Por supuesto, este tipo de terapias estarán siempre supervisadas por un profesional, siendo desaconsejable la toma de cualquier tipo de medicamento sin supervisión médica.

En HCB Hospitales estamos comprometidos con la salud integral de una persona, lo cual incluye tener una buena calidad de vida. Para ello, contamos con los mejores especialistas del ámbito internacional y con la última tecnología médica. Si crees que podemos ayudarte a ti o a un familiar con los dolores crónicos no dudes en preguntarnos, estaremos encantados de atenderte y resolver todas tus posibles dudas.

Post relacionados

Atención al paciente

Play Video
This site is registered on wpml.org as a development site.